MENÚ
×

Bicicletas sin pedales para niños

Aprender a montar en una bicicleta sin pedales es muy fácil

Si tu hijo es capaz de caminar, podrá utilizar una bici sin pedales. Aprenderá muy rápidamente y podrás ver como se divierte durante todo el proceso.

Una bicicleta sin pedales para niños representa el paso previo perfecto para que tus hijos aprendan a utilizar una bicicleta con pedales. La bicicleta sin pedales permite que tu hijo aprenda a mantener el equilibrio sin riesgo de caerse. El primer paso consiste en sujetar la bicicleta entre las piernas, caminando con ella. El siguiente paso consiste en sentarse sobre la bici e impulsarse hacia delante con las piernas. En muy poco tiempo, tu hijo estará levantando los pies del suelo y rodando durante más y más distancia, de manera progresiva.

Recomendamos utilizar un casco como equipamiento mínimo, aun teniendo en cuenta que el riesgo de caerse es muy bajo. Los codos están expuestos contra los golpes, por lo que también es recomendable utilizar coderas al principio.

En esta categoría, encontrarás una gran selección de bicicletas sin pedales, buenas y baratas para niños. Todas nuestras bicis sin pedales están diseñadas para ser utilizadas por niños y niñas.

Bicicletas sin pedales vs Ruedines

En la bici sin pedales, los niños dirigen la bicicleta inclinándose hacia un lado o hacia otro, de la misma forma de la que lo harían sobre una bicicleta con pedales. De esta forma, pueden desarrollar su equilibrio. Los ruedines o ruedas de entrenamiento tienden a golpear los pies del niño cuando necesitan levantarlos.

Tener los pies en contacto directo con el suelo es una experiencia mucho menos intimidante para tu hijo que tener los pies en el aire apoyados sobre los pedales. En la bicicleta sin pedales, los pies están libres y preparados para evitar una posible caída.

También ofrecen un menor peso, para que los niños la puedan levantar con mayor facilidad sobre posibles obstáculos. No hay necesidad de llamar a mamá para que venga y levante la bicicleta sobre la acera. ¿Se ha atascado con la bicicleta? Simplemente contempla y disfruta como tu hijo aprende a superar sus desafíos sin frustración, contribuyendo así a que consigan mayor confianza en sí mismos.

De la bicicleta sin pedales a la bicicleta regular con pedales

Considerando que la bicicleta sin pedales es básicamente una bicicleta regular pero sin los pedales, la transición hacia una bicicleta convencional parece representar un salto menor que haciéndolo desde los ruedines.

Cuando tu hijo se haga demasiado mayor para utilizar la bicicleta sin pedales y necesite comenzar a usar una bicicleta con pedales, un consejo podría ser quitar los pedales, fijando los brazos de los pedales al cuadro con cintas. De esta manera, el niño puede acostumbrarse a su nueva bicicleta de mayor tamaño, sin tener que preocuparse todavía por los pedales. Cuando logren encontrar el equilibrio montados sobre la nueva bicicleta, implementar el uso de pedales resulta más sencillo.