MENÚ
×

Botas de snowboard

  Filtrar
Marcas
Talla de zapato
Flexión
Cierre

Las botas de snowboard constituyen una parte muy importante de tu equipamiento de snowboard. Si tus botas de snow son demasiado duras, demasiado blandas, frías o no te quedan bien; no podrás rendir al máximo nivel. Generalmente, son las fijaciones del snowboard las que reciben toda la atención, pero las botas de snowboard también son muy importantes y desempeñan un papel fundamental dentro de tu experiencia con el snowboard.

El ajuste de las botas de snowboard

Todos los movimientos de tu snowboard dependen del movimiento de tus pies. Por esta razón, tus botas de snowboard deberían ceñirse bien alrededor del pie, de manera que la punta de los dedos apenas toque la punta de la bota. Es preferible que el talón esté firmemente colocado dentro de la bota, de manera que apenas puedas levantarlo. Después de cierto tiempo de uso, el interior de la bota se amoldará a tu pie, pudiendo llegar a expandirse fácilmente hasta media talla más; por este motivo podría ser buena idea comprar botas de snowboard media talla menor que la del calzado que utilices habitualmente.

Sistema de cordones

Hay tres clases de sistemas de cordones:

  • Cordones tradicionales: Cordones ordinarios, fáciles de reemplazar.
  • Sistema speed lacing: Está formado por uno o dos cordones que solamente requieren un tirón para ajustar toda la bota.
  • Sistema de cordones Boa: Cordones de acero apretados con un fácil sistema de cerrado.

Rigidez de las botas de snowboard

En líneas generales, las botas para snowboard rígidas ofrecen una respuesta más rápida y soporte adicional para snowboarders más pesados. Están diseñadas para un estilo más rápido y agresivo, mientras que las botas de snowboard más blandas están diseñadas para usuarios de nivel principiante con poca experiencia, ya que son más permisivas.

Habitualmente, los snowboarders más grandes, así como aquellos que tienen mucha experiencia, prefieren botas de snowboard más rígidas, mientras que los snowboarders más pequeños y sin experiencia suelen decantarse por botas más blandas.