¡Grandes rebajas!
Ahorra hasta 80%  -  Más de 300 productos en rebaja  -  Haz clic aquí
×
MENÚ

Bodyboards

  Filtrar
Colores
Longitud
Peso del usuario
Habilidades

De vuestro interés

Bodyboards para todos

El Bodyboarding tiene su origen en una antigua forma de moverse sobre las olas o surfear sobre el abdomen sin necesidad de ningún accesorio. Una tabla de bodyboard se diferencia de una tabla de surf normal en la ausencia de aletas ventrales.

Existen diferentes maneras de montar una tabla de bodyboard. Prone, dropknee y stand-up. La más popular es prone, ya que permite hacer un gran número de trucos que no se pueden hacer sobre una tabla de surf normal. Al no tener aletas que contribuyan a la estabilidad, es un arte en toda regla mantener un bodyboard en una dirección constante. Por otro lado, la ausencia de aletas abre las puertas a la creación de nuevos trucos, como los giros de 360°.

A la hora de elegir el bodyboard adecuado, deberías medir la distancia desde el suelo hasta tu ombligo. El morro de tu bodyboard debería llegar a algún punto entre tu cadera y tu ombligo. Si eres un fiebre del bodyboard o te gusta surfear sobre las olas pequeñas, es importante que tengas en cuenta hacerte con una tabla que te mantenga a flote. No cometas el error común de comprar una tabla más larga para conseguir flotar más. Al contrario, tienes que hacerte con un bodyboard con una cola más ancha, además de un núcleo más grueso.

Un bodyboard debería ser siempre plano

Deberías asegurarte de que tu bodyboard es plano. Sujeta la tabla por el borde y mira desde arriba siguiendo el eje central, que debería ser plano y uniforme. Las tablas que tienen un rocker muy pronunciado no son muy buenas para coger olas, ya que empujan el agua y son más lentas. Necesitarás un poco de rocker para las curvas pero, aun así, deberías ser capaz de forzar un cierto rocker sobre la marcha, tirando del morro cuando sea necesario. Esta maniobra es fácil de aprender - aunque difícil de dominar.